El maratón que corrí, sin correr un maratón

El fin de semana del 26 y 27 de Noviembre fue de esas fechas que no se me borrarán de mi memoria, como sucedió el 13 de noviembre cuando corrí la Behobia-SanSebastián a favor de los niños de la Fundación Síndrome de Dravet y Aspanogi. Este fin de semana corrí un maratón sin haberlo corrido. Si, así fue, y contaré por qué corrí una distancia de 42 kilómetros sin haberme calzado las zapatillas.

La aventura comenzó el viernes cuando salí de la radio, sobre las 8 de la noche. Me subí a un coche de Bla Bla Car (coche compartido) rumbo a la ciudad de Burgos, donde haría noche para el sábado por la mañana, en la Reunión Anual de las Familias de la Fundación Síndrome de Dravet, recibir la Mención de Honor de los Premios Dravet 2016, que me entregarían junto a Guillermo Minchinela (popularmente conocido como Novatillo en las redes sociales).

Mención de Honor Premios Dravet 2016 - www.unaperiodistaenzapatillas.com

Fue una sorpresa cuando el jueves por la tarde Félix Lucas, coordinador del equipo Reto Dravet, me llamó para preguntarme si había recibido el correo del Presidente de la Fundación. Le respondí muy ingenuamente ¿qué e-mail?, resulta que 10 días antes me habían enviado el correo con la carta de felicitaciones por el premio y la invitación a la reunión anual de las familias. Nunca me di por aludida, creía que el premio lo llevaba Félix por ser el representante del equipo. Al caer la ficha le dije automáticamente que sí, que allí nos veríamos.

Y así fue como el sábado asistí al encuentro. Una jornada muy interesante donde pude comprender cómo se genera la enfermedad, cómo afecta a los niños enfermos, qué deben hacer sus padres y sobre todo, pude ver cómo las investigaciones ayudan a avanzar para tratar la enfermedad y qué fármacos deben tomar esos niños.

Una jornada donde mi admiración fue para la Doctora Ana Mingorance, una joven científica que trabaja buscando la cura a la enfermedad. Un día que pude agradecer en persona a los padres ese afecto que me dan sin siquiera conocerme, un día donde juré que mi colaboración con la Fundación recién ha comenzado.

Una vez recibido el emocionante premio, saludé a todo ese maravilloso grupo de personas y me fui a la estación de autobuses, para continuar mi camino rumbo a Donosti, donde el domingo se celebraba la Maratón de San Sebastián, en la que mis compañeros de reto María Caballero y José Calzada correrían esos 42 kilómetros por los más pequeños.

Llegó el día de la maratón

El despertador sonó a las 7 de la mañana, me levanté muy despacio para no molestar a mis compañeros de habitación, una ducha, desayuno express y rumbo al punto de encuentro de la carrera.

Maraton San Sebastián Reto solidario - www.unaperiodistaenzapatillas.com

Antes del pistoletazo de salida de la media maratón y de la maratón, la Fundación recibió de la mano de Susana Lucas y Emma Herrera Lucas, el donativo de 1.915 euros que la Organización de la Maratón de San Sebastián otorgó a Dravet.

Luego de ese momento tan emotivo, mi aventura comenzó corriendo esa distancia de 42 kilómetros, sin haber tenido el dorsal, sino yendo de un punto a otro para poder encontrarme con mis compis de reto y regalarles unas palabras de aliento.

Una mañana de muchas sensaciones, de alegría, de euforia, de ganas de decirle al mundo que María&José estaban allí dedicando sus kilómetros a todos los niños que sufren Síndrome de Dravet y cáncer.

Maraton San Sebastián Reto solidario - www.unaperiodistaenzapatillas.com

Gracias Verónica&Adrián, papás de Markel, por ese abrazo tan fuerte con ese cariño que los identifica; gracias José&Naiara por unir a Aspanogi en esta aventura solidaria; Gracias Gorka e Irune por acercarse a la carrera a apoyar la causa; Gracias Felix&Raquel, Julián Isla, Ignacio Carrera y Silvia Sagarna por dejarnos ser parte de este equipo de corredores y mejores personas.

El resumen de este fin de semana es que fueron días que me sentí completa, orgullosa, emocionada, feliz por saber que estoy haciendo las cosas bien y que voy por el buen camino. Sólo queda decir GRACIAS a todos los papis de la Fundación Síndrome de Dravet y Aspanogi por dejarnos correr por vuestros hijos. Nosotros ya hemos cumplido el reto solidario. Hemos alcanzado la meta.

 

Si quieres colaborar con las Fundaciones comprando kilómetros simbólicos, puedes hacerlo hasta el 30/12 entrando aquí. ¡Gracias!

Un comentario sobre “El maratón que corrí, sin correr un maratón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *