Cambia tu chip por una pulsera masai

Mundo Cooperante es una ONG de Cooperación al Desarrollo fundada en 1998 que realiza prioritariamente proyectos en beneficio de la infancia y la mujer.

Mónica Batan es corredora popular y creadora del proyecto «la pulsera contra la mutilación genital femenina«. Fue ella junto a la ONG quienes organizaron la quedada de running solidaria «cambia tu chip por una pulsera masai» contra la mutilación genital femenina.

Pulseras Masai

Cambia tu chip por una pulsera masai

Las pulseras masai están hechas a mano por mujeres que han sido mutiladas, una práctica donde se ha vulnerado el derecho de 140 millones de mujeres y niñas a nivel mundial.

Para darnos una idea, se estima que cada 6 minutos una niña es mutilada.

Entrenamiento Solidario

Al encuentro deportivo se acercaron 160 personas y se vendió casi el doble de pulseras, que tienen un coste de 5 euros, donde 2 euros van destinados a pagar el trabajo de las mujeres masai artesanas (quienes antes eran mutiladoras); 1 euro es para el gesto de gestión, logística y comercialización; y 2 euros para hacer más proyectos de lucha contra la mutilación genital femenina.

Cambia tu chip por una pulsera masai

El entrenamiento estuvo dirigido por Running Company en la Casa de Campo de Madrid. Empezamos con una presentación y distribución de niveles.

Corrimos desde el punto de salida hacia Casa de Campo, donde después de unos 4km paramos para hacer ejercicios de cambio de ritmo y las tan «temidas» por los corredores populares, las series.

Una vez terminado el ejercicios programado regresamos al punto de salida, corriendo, claro, donde nos esperaba la clase de pasos de Lamba, el ritmo africano de Malí.

Una manera muy divertida de aprender un baile nuevo, de fortalecer nuestro cuerpo y de estirar para acabar con la mañana deportiva 100% solidaria.

Lo que más me gustó de conocer la labor de Mundo Cooperante fue saber que Mónica Batan supo relacionar perfectamente el running con la ayuda a las mujeres que sufren este terrible problema, por las niñas y mujeres que deben recorrer kilómetros y kilómetros para refugiarse en otras aldeas y evitar ser mutiladas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *