El deporte con el que desconecté del mundo: Surf

En pleno centro de Gijón (Asturias, España), a tan sólo 150 metros del mar Cantábrico, rodeado de naturaleza y una zona ideal para relajarnos, se encuentra Gijón Surf Hostel, un hermoso chalet con ambiente cálido y personal siempre predispuesto. Lugar en el que me alojé durante mi estancia en la ciudad asturiana.

Debo confesar que el primer día de clase de surf me costó mucho entender la filosofía de Álvaro (uno de los dueños del establecimiento e instructor de surf), pero reconozco que tras la clase comprendí que había sido la mejor experiencia vivida…

El deporte que logró desconectarme del mundo: el Surf - Una Periodista en Zapatillas¿Cuál es la filosofía de Álvaro? Dejar móviles, cámaras de grabación y todo lo que tenga que ver con tecnología en el hostel mientras vamos a surfear.

¡Sí señoras y señores! A la mujer más adicta a las redes sociales,  loca por grabar todo lo que se acontece, le habían dicho: “No puedes llevar NADA a la playa. Sólo tú y la tabla”.

Así sin más, debía dejar la tecnología para disfrutar del mar, escuchar las olas, lograr concentrarme única y exclusivamente en el deporte. ¿Lo mejor? ¡Que lo logré! Porque de eso se trata el surf:

  1. Conseguir lograr tener equilibrio para estar de pie en la tabla
  2. Tener paciencia para esperar los sets que nos dejan surfear la ola
  3. Concentración porque debemos estar atentos a cada movimiento que vamos a hacer sobre la tabla

Después de la clase teórica a orillas del mar y practicando movimientos sobre la tabla en la arena, entramos al mar, allí es donde los 3 puntos anteriormente señalados debían ponerse a prueba. Lo que resulta muy fácil en la playa, se complica un poco más sobre el agua en movimiento… pero…  ¡es súper divertido!

Debo reconocer que mi experiencia en Gijón Surf Hostel fue extremadamente positiva, aprendí la teoría de este deporte que probé por primera vez con mis amigos holandeses en las playas francesas el verano pasado, (aquí está el post), descubrí una ciudad muy bonita con su gastronomía típica, pero sobre todas las cosas, conocí personas maravillosas que hicieron que mi estancia en Gijón haya sido uno de esos viajes que marcan para siempre.

Gracias Dani, Tati, Iván, Emilio por ser ese personal que te hacen sentir como en casa. Gracias Noe, Saray y Luuk por una amistad que acaba de comenzar.  Gracias Álvaro por enseñarme que se puede disfrutar del deporte sin pensar en nada más, y en especial, Gracias Álex, por esa invitación que me cambió el rumbo de mi vida. ¡Gracias Gijón Surf Hostel, nos volveremos a ver!

El deporte que logró desconectarme del mundo: el Surf - Una Periodista en Zapatillas

Y vos, ¿a qué estás esperando para probar tu experiencia en el surf?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *