Yo No Renuncio, por la conciliación

El Club de Malasmadres (una comunidad emocional 3.0 de Malasmadres con mucho sueño, poco tiempo libre, alergia a la ñoñería y ganas de cambiar el mundo), ha organizado la primera edición de la Carrera de Obstáculos “Yo No Renuncio”, una prueba en la que se unieron deporte e igualdad para luchar por una conciliación real.

El recorrido de 5 km tuvo un total de 13 obstáculos con los que se pretende visibilizar las barreras con las que se encuentran las mujeres en su carrera profesional y que les impiden conciliar vida laboral y familiar.

Con el reto de ser más de 3.000 mujeres y hombres, corriendo por la conciliación, el Club de Malasmadres quiere que esta iniciativa visibilice una realidad social: “6 de cada 10 mujeres renuncian a su carrera profesional al ser madres”, según el estudio Somos equipo, presentado por el Club de Malasmadres el 13 de febrero de 2017.

En el estudio destacan los obstáculos que se encuentran y que las empuja a renunciar son barreras internas compuestas por los valores y creencias culturales, pero también se deben a barreras externas (institucionales y empresariales), como los permisos por maternidad/paternidad o beneficios en el mercado de trabajo.

Carrera Yo no Renuncio - Una Periodista en Zapatillas

En la carrera donde tuve el honor de ser una de las speaker, cada obstáculo transmitió un mensaje social vinculado a las barreras que empujan a la mujer a renunciar:

Obstáculo 1: LA CARGA MENTAL. La prueba consistía en sortear ruedas puestas en bloque, saltando entre huecos. El obstáculo simbolizaba la doble jornada laboral, el trabajo no remunerado que se desarrolla en el hogar y que, en el 54% de los casos, los asume principalmente la mujer.

Obstáculo 2: EL TRABAJO INVISIBLE. Debían pasar a rastras por debajo de unas cuerdas en símbolo de las tareas mentales que por realizarse de manera simultánea a otras actividades son difíciles de cuantificar y visibilizar.

Obstáculo 3: LAS MEDIDAS DE CONCILIACIÓN ACTUALES. Aquí debían saltar desde una rampa cogiendo impulso. Este obstáculo tiene como objetivo visibilizar que 6 de cada 10 mujeres está renunciando a su carrera profesional al ser madres.

Obstáculo 4: LA FALTA DE CORRESPONSABILIDAD. La prueba consistió en coger impulso y subir un peralte de abajo arriba, totalmente transversal y, al llegar arriba, pasar por debajo de una barandilla. Visibiliza que todavía estamos lejos de que exista una corresponsabilidad real en los hogares.

Obstáculo 5: LAS EXCUSAS PARA SER UN EQUIPO EN CASA. Este tramo del recorrido se superó saltando a pies juntos una zona del recorrido utilizando unas gomas. El obstáculo representa la importancia de hacer equipo en el hogar.

Obstáculo 6: LA AUSENCIA DE TIEMPO LIBRE.  Hay que subir por un tramo de escaleras y bajan por el tramo paralelo. La prueba simboliza la falta de tiempo libre que tienen las mujeres: 54 minutos al día.

Obstáculo 7: LA CARENCIA DE MEDIDAS ADAPTADAS A TODAS LAS FAMILIAS. Representa la creciente diversidad familiar y la necesidad de plantear medidas de conciliación para todos y todas.

Obstáculo 8: LOS HORARIOS DE LAS JORNADAS LABORALES. La prueba visibiliza cómo las medidas de conciliación actuales se convierten en cadenas que frenan el avance de la mujer en el terreno laboral y no están funcionando ya que 8 de cada 10 mujeres tienen dificultades para compaginar su vida profesional con la personal y familiar.

Obstáculo 9: LA PRESIÓN POR SER SUPERWOMAN. Para superar el obstáculo los participantes debieron caminar por unas vigas manteniendo el equilibrio. Esta prueba tiene como objetivo reafirmar que las mujeres no son superwoman que pueden con todo, sino que más bien son malabaristas que tratan de compaginar con muchas dificultades vida laboral, personal y familiar.

Carrera Yo no Renuncio - Una Periodista en Zapatillas

Obstáculo 10: EL TECHO DE CRISTAL. La prueba consiste en subir un muro, simboliza el techo de cristal con el que se encuentran las mujeres al convertirse en madres y que hace que su vida laboral cambie por el hecho de ser mujer y tener hijos.

Obstáculo 11: EL SENTIMIENTO DE CULPA. Superaron esta prueba arrastrando un elemento pesado y arrastrándolo unos metros para volverlo a dejar en el sitio inicial. El obstáculo representa la culpa que acecha y persigue a las mujeres como una pesada carga.

Obstáculo 12: EL PESO DE LA EDUCACIÓN EN EL HOGAR. La prueba consistió en sortear un  circuito de iglús verdes y mini-contenedores para el reciclaje de envases vidrio colocados en forma de zigzag. Simboliza la falta de corresponsabilidad para la educación ambiental.

Obstáculo 13: LA FALTA DE COMPROMISO SOCIAL. En la última prueba los participantes rompían el muro por la conciliación. El objetivo es visibilizar la reivindicación del problema social de la conciliación a partir de las experiencias individuales que hasta ahora han estado silenciadas y convertirlo en una herramienta de lucha para instar al Estado a estudiar las medidas para revertir el problema social de la conciliación.

Una mañana que quedará en la historia. Un domingo de lucha por la conciliación familiar. Un evento deportivo con un mensaje muy claro: las mujeres NO RENUNCIAN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *